Tratamiento de la Higiene del sueño

Dormir bien para vivir mejor: Higiene del Sueño con Adeslas

Dormir bien para vivir mejor: Higiene del Sueño con Adeslas

La calidad de nuestro sueño es algo fundamental para realizar las tareas del día día. Causas naturales como el estrés, problemas económicos, alto nivel de trabajo, etc., nos han llevado a esta situación en muchos casos peligrosa. En muchos casos alegamos que no dormimos porque pensamos en los problemas y la mente no descansa. Esto no es otra cosa que la frecuente sobrecarga a la que nos vemos sometidos y la falta diaria de un buen sueño. Por estos motivos, queremos ayudaros a conocer mejor y aprender a aplicar la higiene del sueño. Si en ocasiones esporádicas duermes mal, no quiere decir que tengas un problema de insomnio. El problema surge cuando se convierte en algo cotidiano y afecta a la hora de realizar tu vida habitual.

¿Qué es y que provoca el insomnio?

El insomnio es la falta de sueño debido a alguna dificultad a la hora de conciliar el mismo. El insomnio puede afectar a la cantidad o a la calidad del sueño y suele inducir a consecuencias en tu actividad diaria. Padecer insomnio provoca sensaciones negativas en las horas de vigilia. La dificultad para concentrarse, los cambios de humor e incluso el malestar físico son algunos de los síntomas del insomnio.

¿Cómo puedo trabajar la higiene del sueño?

A continuación, os indicamos algunas pautas para comenzar a trabajar la higiene del sueño:

  1. Habitúa de forma confortable tu dormitorio. Busca tu temperatura ideal, evita el exceso de ruido o de luz y cuenta con un pijama o camisón cómodo. Además, será imprescindible contar con una almohada, colchón o sábanas cómodos y adecuados a tu gusto.
  2. Evita cenar tarde y en grandes cantidades. Costumbres como tomar cafeína o teína, así como fumar antes de dormir dificultan el sueño.
  3. Factores laborales que afectan a tu descanso: turnos rotatorios, horarios de noche, viajes y cambios de hora. Plantéate si puedes modificarlos.
  4. Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora; incluso los días de vacaciones permítete tan solo una hora más de descanso. Crea tu propia rutina para ir a la cama y si no consigues dormir a los 15 minutos de haberte acostado, levántate y haz alguna actividad tranquila como leer un rato para regresar a la cama.
  5. Evita a toda costa las siestas largas. Descansar únicamente 30 minutos después de comer te ayudará conciliar mejor el sueño durante la noche. Intenta exponerte a la luz del día, ya que facilita el aumento de melatonina (hormona que favorece el sueño) por la noche.
  6. Haz ejercicio regularmente, llegar a la cama cansado ayuda a relajarse. La mejor hora para hacerlo es por la tarde, si lo hacemos a última hora puede tener el efecto contrario y activarnos en vez de relajarnos.

He probado estas pautas y no me funcionan, ¿qué puedo hacer?

Si todas estas pautas no han logrado que consigas mantener una correcta higiene del sueño, debes acudir a un especialista para que te examine y haga una valoración. En Adeslas contamos con un amplio cuadro médico a nivel nacional. Si eres cliente de Adeslas, podrás acudir libremente a cualquiera de los especialistas del cuadro médico. Si todavía no tienes tu seguro con Adeslas y está interesado en contratarlo puedes contactar con nosotros a través del teléfono 647.859.259. También puedes hacerlo en el correo electrónico: [email protected]

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies